El salmón del Atlántico como especie exótica

Tierra del Fuego es de los pocos lugares del mundo donde la biodiversidad de peces de agua dulce autóctonos es menor que el número de especies exóticas. Poco conocemos sobre la biología de nuestros peces autóctonos, e incluso existen especies de las cuales los últimos registros datan de 30 años atrás. Las truchas fontinalis, arco iris y marrón se han introducido en la isla hace casi un siglo y actualmente conviven con las especies nativas. Recientemente, en el año 2006, se registró la primera población de salmones Chinook (Oncorhynchus tshawytscha) en ríos de la provincia, los cuales provienen de escapes de salmoniculturas que desarrollan sus actividades en Chile. Aún desconocemos el impacto que esta especie pueda generar sobre el ecosistema nativo, pero se sabe que puede competir por espacio y alimento, e incluso predar sobre especies nativas. La instalación de jaulas con salmones del Atlántico (Salmo salar) podría generar un nuevo impacto ambiental con el potencial de afectar aún más nuestras especies, especialmente marinas.